¿Qué son los subproductos de la combustión?

Los subproductos de la combustión son las sustancias químicas secundarias creadas por el proceso de la quema de cualquier sustancia. En los cigarrillos, el proceso de combustión es responsable de la reacción química que convierte el tabaco y el papel de fumar, en un humo con más de 4.000 sustancias químicas tóxicas.
Con el cigarrillo electrónico, los subproductos de la combustión desaparecen totalmente.

La lista de los productos químicos producidos es muy amplia. Los más conocidos en lucha contra el tabaquismo en anuncios y publicidad son el formaldehído, el arsénico y el cianuro de los que os vamos a hablar a continuación:
• El formaldehído es responsable de los ojos llorosos, sensación de ardor en los ojos, nariz y garganta, tos o respiración sibilante, náuseas, irritación de la piel con la exposición a corto plazo.
¿Sabias que….? La exposición a largo plazo de formaldehído se asocia con una gran variedad de cánceres y una mayor tasa de muerte.


• El arsénico es un elemento natural. Cuando aumentan los niveles de arsénico en el cuerpo, la intoxicación puede ocurrir causando dolor de cabeza, confusión, convulsiones, diarrea, vómitos, coma o muerte. El arsénico se relaciona con enfermedades del corazón, cáncer, apoplejía, enfermedades de las vías respiratorias inferiores y diabetes.
¿Sabias que….? La exposición a largo plazo al arsénico se relaciona con deficiencias de vitamina A, comúnmente atribuido a la ceguera nocturna y la enfermedad cardíaca.
• El cianuro se utilizó por primera vez como arma química en forma de cianuro de hidrógeno gaseoso en la Primera Guerra Mundial . El hidrógeno de cianuro está presente en el humo producido por el cigarrillo. Una vez ingerido por inhalación, el veneno se distribuye a lo largo de los órganos y tejidos rápidamente. El proceso hace que el cuerpo sea incapaz de oxigenar adecuadamente a nivel celular. El resultado son las convulsiones, apnea y colapso cardiovascular – también conocida como insuficiencia circulatoria.
Una nota común de los fumadores es que sus extremidades suelen estar frías. En sólo 8 horas después de que una persona deja de fumar, los niveles de oxígeno en la sangre vuelven a la normalidad y la circulación muestra signos de mejoría dentro de las 2 semanas a tres meses. La razón de la rápida mejoría es la falta de toxinas que entran en el cuerpo que causan estos problemas.

Es imprescindible que los fumadores sean conscientes de los efectos de estas sustancias químicas.
¡¡¡Los cigarrillos electrónicos no producen sustancias toxicas y no tiene ningún efecto mortal para el cuerpo!!
.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.